Curar raspones y heridas en niños

Percances habituales a esta edad

La inquietud innata de los niños a temprana edad, los juegos en el parque que propician movimientos más rápidos y bruscos, el contacto con otros peques y su “atracción por el peligro”, unidos a la falta de equilibrio propia de estas edades, favorecen las caídas durante la edad infantil.
En muchos de estos percances es fácil que la piel se rompa y aparezca sangre (ya sea un arañazo, un raspón superficial o un corte más profundo), algo que suele alterar mucho a los niños.

TST-Lifestyle-2_8315

Ante todo, tranquilidad

La presencia de sangre resulta muy escandalosa y aun mas para nosotros como padres, es ahí donde nos toca mantener la calma, calmarle a él o a ella y actuar correctamente para curar la herida, ya que una herida abierta, por pequeña que sea, conlleva una posibilidad de infección.

Proceso de curación

Lo primero que hay que hacer es lavar la herida con un poco de agua tibia o fría  con el objetivo de remover toda la tierra o suciedad que favorezca las infecciones, seguido de esto lo ideal es aplicar una solución antiséptica que no irrite la piel y sobre todo que no le arda a tu pequeño, es por ello que te recomendamos usar  Oxi-Zäg 250,  su aplicación es sumamente sencilla y efectiva evitando la irritación, ardor o dolor eliminando virus y bacterias para que la cicatrización sea aun mas rápida;

 

daadad Modo de Empleo:

1- Aplicar directamente sin diluir sobre el área que se este tratando.
2- Repetir la aplicación las veces que sea necesario.
3- No secar ni retirar la solución del área.

60 segundos de función son suficientes para eliminar 100% cualquier microorganismo.

El uso frecuente ayudará a acelerar los procesos de cicatrización, el excedente en aplicaciones no causa ningún daño ni irritación en la piel.

 

OXI-ZÄG POR UN MUNDO SALUDABLE.

Deja tu comentario